El cocuy, patrimonio venezolano (parte II)

Recordando que el pasado 4 de agosto fue denominado día del agave cocui, vuelvo a hablar del cocuy y de algunas curiosidades en torno a este destilado. 

Este licor, originario de los estados Lara y Falcón, en Venezuela, es un destilado que se obtiene de la fermentación de la piña del agave cocui.  Se necesitan alrededor de 8 años para que la planta se encuentre lista para ser cortada de raíz, una vez se hace la cosecha de la misma, a esta se le eliminan las hojas y la penca o corazón es troceada para luego ser horneada en hornos artesanales a leña que se encuentran a ras de suelo, macerada y prensada, consiguiendo así un líquido, el cual posteriormente se fermenta para la obtención de los alcoholes.

Luego de la fermentación, el líquido se calienta en un alambique artesanal para destilar los alcoholes y extraer el denominado corazón o cuerpo, además de algunos alcoholes denominados cola de la destilación.  Estos alcoholes se mezclan y se logra un licor de unos 40 grados GL (a veces hasta más), transparente, de aromas frutales y fuerte sabor.  El cocuy más preciado es el que se obtiene 100% de la fermentación de la penca.

La primera denominación de origen (DOC) venezolana fue la del cocuy de Pecaya, pueblo situado en la sierra del estado Falcón, la cual fue otorgada en el año 2001. Dicha distinción es una garantía de la normalización y regulación de la producción del Cocuy en dicha zona. Las 8 marcas que se encuentran dentro de esta DOC y cumplen con la normativa del Consejo Regulador son: Indio Sunure, Casa Vieja, Caja de Agua, Angel Divino, Santa Lucía, Mi Empeño, Los Datires y Lucerito de Pecaya.  Lo más interesante, es que cumpliendo con la normativa, cada etiqueta tiene una personalidad propia.

Recientemente el cocuy fue descubierto por los bartender y mixólogos, quienes han logrado excelentes cocteles con dicha bebida, principalmente con jugos de fruta, ya que puro es bastante fuerte para el público en general.
 
Mi recomendación es que no dejen de probar este destilado, el cual contaba anteriormente con una pésima reputación forjada por productos de baja calidad, altamente mezclados con alcoholes provenientes del azúcar y de la clandestinidad a la que fue sometida su producción hasta este siglo.

¡Salud!



Ver post anterior: El cocuy, patrimonio venezolano

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Mi examen final...ya soy sommelier

Amor y armonías II Parte: Ron y Chocolate

Soñando la reconstrucción de mi país